En este inicio de la Liga de División de Honor hay varios clubes dispuestos a alterar el orden imperante en los últimos años y están plantando cara a los grandes. Sin embargo, tanto SilverStorm El Salvador como VRAC Quesos Entrepinares superaron sendas duras pruebas en la cuarta fecha del campeonato y se colocan en lo más alto con 15 puntos, mientras que Lexus Alcobendas Rugby les pisa los talones.

AMPO Ordizia, que estuvo a punto de llevarse la batalla del Pepe Rojo ante el Chami, y los catalanes de la Santboiana y el Barça cierran la parte alta de la tabla, mientras que el buen juego de UBU-Colina Clinic Aparejadores y Hernani CRE no les valió para sumar sus primeras victorias.

Interesantísimo encuentro el que vivimos en el único partido adelantado al sábado, entre el Aldro Energía Independiente y el Hernani en San Román. Los locales comenzaron fuertes y en el minuto 10 su potente 8, Gastón Moreno, posó el primer ensayo. Desde ese momento, la defensa vasca se hizo más compacta y en el minuto 32 Iñaki Otxotorena marcó para el Hernani, que se marchó al descanso 7-10 arriba.

En la segunda mitad, un ensayo de castigo y una nueva marca del internacional Ignacio Contardi puso a los cántabros por encima en el marcador, pero la reacción de los de Polidori, con dos marcas de Collado y Goñi, a punto estuvo de aguar la fiesta al Independiente, que sólo se salvó por la falta de acierdo al pie de los guipuzcoanos, que se quedaron a sólo un punto (21-20) de conseguir su primera victoria de la temporada.

Fotografía: Aldro Energía Independiente RC.

Bathco Santander RC emuló a sus vecinos y sumó un tirunfo vital ante el CR Complutense Cisneros (33-0). La primera victoria en DH de la historia del club cántabro fue incontestable, prácticamente desde el pitido inicial, y permite a las focas coger distancia con la zona peligrosa e igualar en la clasificación a los madrileños, quienes no tuvieron su mejor día, más allá de dos o tres de sus clásicas sucesiones de fases dinámicas y verticales para ganar muchos metros. Bathco coge confianza y reafirma lo mostrado en las tres primeras fechas: no han llegado a la élite para sentarse y disfrutar del paisaje.

Lo vivido en el Pepe Rojo, donde El Salvador recibía al Ordizia, fue para quitarse el sombrero en términos de lucha y entrega por parte de ambos contendientes. La balanza pudo caer para cualquier lado en un duelo que lleva un par de años dejando grandísimas actuaciones colectivas de vallisoletanos y guipuzcoanos y que en esta ocasión se llevaron los locales (36-35) en la última jugada del partido tras una sucesión infinita de fases de delantera en la 22 contraria. Cada uno con sus armas, supo leer muy bien cómo atacar en cada momento, con Ordizia dominando en tramos prolongados, aunque los de Juan Carlos Pérez llegaron más enteros al decisivo tramo final, donde no perdonaron.

En Las Terrazas, pese a su buen inicio de partido, la UE Santboiana no terminó de encontrar el ritmo y la confianza que le permitió a los decanos llegar invictos a la cuarta jornada. Esto se debe en gran parte a que el Alcobendas no le dejó encontrarlos, minimizando al máximo sus puntos fuertes, superándoles en las fases estáticas y dominando el juego al pie, clave para lograr la victoria final (46-22). Además, los de Tiki Inchausti refrendan su buen momento aumentando su compenetración en el campo y dejando atrás sus dudas del inicio de temporada. La Santboiana no tiene motivos para alarmarse, pues siguen cerca de la cabeza.

Fotografía: Cachaphotography.

En San Amaro, fieles a su espíritu y a lo que nos tienen acostumbrados, Aparejadores le dejó claro al VRAC que no iba a claudicar a las primeras de cambio y que aspiran a sacar puntos ante cualquier rival, aunque no hayan empezado bien el campeonato. Los burgaleses comenzaron dominando y por momentos pusieron en liza su mejor rugby de lo que va de temporada, pero la victoria de los queseros (17-31) es justa a tenor de su imponente y prolongada reacción, que les permitió darle la vuelta al marcador y terminaron encontrando su ritmo y pareciéndose cada vez más al rodillo ofensivo que ha dominado el campeonato en los últimos años.

Por último, el Barça Rugbi dejó atrás el palo de la semana anterior en Pepe Rojo y volvió a la senda del triunfo ante Ciencias Cajasol Olavide, que dio la cara, pero no consiguió desplegar la mayoría de sus variadas armas en ataque, que le han permitido sumar dos victorias hasta la fecha. Con dos ensayos en la primera y dos en la segunda, más una defensa ordenada y casi sin cometer errores los de Sergi Guerrero no dieron opciones a los sevillanos, que no completaron su mejor partido, pero demostraron una vez más tener el nivel que requiere la División de Honor.